Canción improvisada

Canción improvisada
Canción improvisada

Por: Ángel González

Hoy recuerdo aquel día en que empecé a verte
como la mujer de mis amaneceres.
Hoy cuando me despierto y no te veo conmigo
extraño tus besos y tu calor junto a mí.
Contigo reconozco que vivo distinto,
ahora todas las noches las quiero pasar contigo.
Estos días de distancia me han alimentado el deseo
y ahora para que te vayas,
tendrás que llevarme contigo.
No quiero que por las noches
tu ausencia me llene de frío.
Ahora cuando mi cama la miro, y veo que estoy solo,
siento que en unas semanas me acostumbraste a dormir contigo
Y en estas semanas de meses que te fuiste muy lejos de aquí
te he extrañado de veras y no quiero amanecer sin ti.

Te Quiero

Te Quiero

Por Ángel González

Te Quiero
Te Quiero

Quiero que con un beso tuyo se me olvide la soledad, quiero que con tus abrazos el frio nunca aparezca, quiero que cuando me mires veas lo que yo veo y eso siempre será cada vez que te diga TE QUIERO. En un día como hoy nació lo que nunca esperaba, de una improvisación han salido tantas miradas. Quiero que cuando despiertes lo que veas sean mis sabanas y que te rodee todo el tiempo mi imagen en tu mente plasmada.

Te Quiero
Te Quiero

Amor ¿de verano?

Por: Ángel González

Amor ¿de verano?
Amor ¿de verano?

Todo placer si se deja crecer puede convertirse en algo más, algo que de seguro no buscabas, pero que el tiempo juntos y los instantes vividos provocan que vaya creciendo. El miedo al rechazo por un cambio imprevisto de sentimientos te da miedo a perder los placeres del presente.

¿Cuándo una descarga deja de ser locuras del momento, para convertirse en serios momentos de placer? Empezar por una descarga pienso que es la mejor forma de conocer a la persona que puede formar parte de tu futuro. Conocerla en la etapa del “sin compromisos”, te da la ventaja de entrar en su vida sin temor a ser engañado para poder mostrarse delante ti.

Creo que todo amor es todo. Él no tiene significado propio, es la mezcla de lo que rodea, de los sentimientos formados entre dos o más personas. Siempre existirá el amor mientras se acuesten con un beso y se levanten con otro.

Amor ¿de verano?
Amor ¿de verano?

¿Para qué sirve un minuto?

¿Para qué sirve un minuto?
¿Para qué sirve un minuto?
¿Para qué sirve un minuto?

Un minuto sirve para sonreír: sonreír para el otro, para ti y para la vida.
Un minuto sirve para ver el camino,
admirar una flor, sentir el perfume de la flor,
sentir el césped mojado, percibir la transparencia del agua.
Se requiere apenas de un minuto para evaluar
la inmensidad del infinito, aunque sin poder entenderlo.
Un minuto apenas para escuchar el canto de los pájaros.
Un minuto sirve para oír el silencio, o comenzar una canción.
Es en un minuto en que uno dice el “sí” o el “no”
que cambiará toda su vida.
Un minuto para un apretón de mano y
conquistar un nuevo amigo.
Un minuto para sentir la responsabilidad
pesar en los hombros, la tristeza
de la derrota, la amargura de la incertidumbre,
el hielo de la soledad, la ansiedad de la espera,
la marca de la decepción, la alegría de la victoria…
En un minuto se puede amar, buscar,
compartir, perdonar, esperar, creer, vencer y ser…
En un simple minuto se puede salvar una vida.
Tan sólo un minuto para incentivar a alguien o desanimarlo.
Un minuto para comenzar la reconstrucción
de un hogar o de una vida.
Basta un minuto de atención para hacer feliz a un hijo…
un padre, un amigo, un alumno, un profesor, un semejante…
Sólo un minuto para entender que la eternidad
está hecha de minutos…
De todos los minutos bien vividos…
Un minuto…Cuántas veces los dejamos pasar
sin darnos cuenta…pero también cuántas veces
traemos a nuestras vidas los recuerdos
de los minutos vividos llenos de felicidad,
de alegría y también de tristezas…
Decimos “un minuto” y nos parece nada…
Pero como se aprecia ese minuto al levantar
la mano y saludar a un amigo que se va
para siempre, como se valora ese minuto
que hace que lleguemos tarde a nuestros trabajos,
como se espera ese minuto que nos lleva a reunirnos
con los que amamos, como nos llena de emoción
ese minuto en que nos entregan a
nuestro hijo al nacer, y cómo también
deseamos que la vida le otorgue más minutos
a quien la muerte separará físicamente de
nosotros y no veremos más.
Un minuto…parece increíble…parece tan poquito
y sin embargo puede dejar una huella tan
profunda en nuestra vida.
Lo importante es no vivir la vida porque sí,
dejando pasar el tiempo.
Alguien alguna vez dijo:
“Vive cada minuto como si fuera el último”…
Si todos recordáramos esa frase a diario
aprenderíamos a vivir la vida intensamente.
Aprenderíamos a no posponer las emociones
más lindas de la vida pensando que
“si no es hoy será mañana”…
Tu tiempo es ahora…el futuro es incierto…
Vive cada minuto intensamente.
La vida es Hoy… Que el reloj de tu vida marque
cada  minuto al compás de los latidos de tu corazón.

¿Para qué sirve un minuto?
¿Para qué sirve un minuto?
¿Para qué sirve un minuto?
¿Para qué sirve un minuto?

Qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera..

QUÉ COSA FUERA, CORAZÓN, QUÉ COSA FUERA..
QUÉ COSA FUERA, CORAZÓN, QUÉ COSA FUERA..

Por Scarlett Lee

A Ángel González:

No quiero, ni puedo pensar en “planes del destino” para mi vida, no creo que los haya. Sería negar que lo que soy hoy es el resultado de mi actitud ante la vida, de mis decisiones, unas veces acertadas, otras no tanto. Unas veces para crecer y aprender -cuando me duelen mucho o son bien erradas- otras en busca de hacer realidad esas tendencias orientadoras que rigen mi personalidad.

No puedo creer que haya un papiro milenario al que le debo quién soy, el que rige cómo actúo y los aciertos y desaciertos que me esperan. Sería negarme la posibilidad de soñar, de trazarme metas, de tropezar, y con la misma velocidad que caiga, levantarme.

No quiero creer en aquella frase -que a veces me digo en pose fatalista- “lo que tiene que ser será”, porque estaría negando mi real derecho a salir en busca de lo que me gusta, de lo que necesito y creo me pertenece.

No puedo conformarme con la idea de que en la vida todo pasa por un motivo, de que obtengo exactamente, lo que alguien ya decidió, es lo que me toca; que no puedo elegir. Sería entrar en contradicción con mi carácter, que me insta a no cejar, a no aceptar lo que no me satisface, a “poner el pecho” para complacerme, para demostrar que soy guerrera, que yo sí puedo.

No quiero creer que es mejor quedarse de brazos cruzados, porque de qué vale el esfuerzo si ya todo está escrito, “bien pensado”. Sería negar la necesidad de la utopía, que sirve “para caminar”,  la verdad de que solo “se equivoca aquél que por temor a equivocarse, nunca acciona”.

No puedo creer en la existencia de una fuerza mayor, porque soy yo quien decide, se equivoca y se levanta cada mañana en busca de imposibles. Soy yo quien sigue adelante a pesar de las caídas, sin preguntarme cada día qué hubiera sido de mí, si hubiera elegido otro camino; esa duda no me la permito, no la considero saludable.

No me da la gana creer en eso que llaman destino, porque… qué cosa fuera de nosotros, corazón, qué cosa fuera, si renunciáramos a soñar.

Todo pasa por un motivo

Todo Pasa por un Motivo

Por Ángel González

Todo Pasa por un Motivo
Todo Pasa por un Motivo

Todo pasa por un motivo.  Dicen que la  vida está escrita y que no se logra salir de ella por más que se desee. El destino de cada persona existe por lo que es mejor seguirle el juego, pues puede ser que si lo presionas él acabe contigo antes de tiempo y no puedas vivir lo que te correspondía. La vida es corta y no siempre se va uno con todos los sueños realizados por lo que hay que vivir minuto a minuto con la mayor intensidad posible.

Sé feliz. Sueña con lo imposible porque lo posible tú lo vas a vivir,  solo tienes que luchar por lograrlo.  En la vida la primera misión es conocerte tú mismo, amarte, quererte, ser feliz tú y después hacer feliz a los demás.  Piensa que eres el único que puedes hacer lo que mejor haces y todos vendrán adonde estás a pedirte ayuda. Lucha contra la mentira y nunca la utilices. Ella te saca de un problema pero te mete en otro más grande. La  mentira es para la gente que no cree en sí misma, para quienes no buscan sus propios resultados y no saben resolver sus problemas.

Continúa leyendo Todo pasa por un motivo