Qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera..

QUÉ COSA FUERA, CORAZÓN, QUÉ COSA FUERA..
QUÉ COSA FUERA, CORAZÓN, QUÉ COSA FUERA..

Por Scarlett Lee

A Ángel González:

No quiero, ni puedo pensar en “planes del destino” para mi vida, no creo que los haya. Sería negar que lo que soy hoy es el resultado de mi actitud ante la vida, de mis decisiones, unas veces acertadas, otras no tanto. Unas veces para crecer y aprender -cuando me duelen mucho o son bien erradas- otras en busca de hacer realidad esas tendencias orientadoras que rigen mi personalidad.

No puedo creer que haya un papiro milenario al que le debo quién soy, el que rige cómo actúo y los aciertos y desaciertos que me esperan. Sería negarme la posibilidad de soñar, de trazarme metas, de tropezar, y con la misma velocidad que caiga, levantarme.

No quiero creer en aquella frase -que a veces me digo en pose fatalista- “lo que tiene que ser será”, porque estaría negando mi real derecho a salir en busca de lo que me gusta, de lo que necesito y creo me pertenece.

No puedo conformarme con la idea de que en la vida todo pasa por un motivo, de que obtengo exactamente, lo que alguien ya decidió, es lo que me toca; que no puedo elegir. Sería entrar en contradicción con mi carácter, que me insta a no cejar, a no aceptar lo que no me satisface, a “poner el pecho” para complacerme, para demostrar que soy guerrera, que yo sí puedo.

No quiero creer que es mejor quedarse de brazos cruzados, porque de qué vale el esfuerzo si ya todo está escrito, “bien pensado”. Sería negar la necesidad de la utopía, que sirve “para caminar”,  la verdad de que solo “se equivoca aquél que por temor a equivocarse, nunca acciona”.

No puedo creer en la existencia de una fuerza mayor, porque soy yo quien decide, se equivoca y se levanta cada mañana en busca de imposibles. Soy yo quien sigue adelante a pesar de las caídas, sin preguntarme cada día qué hubiera sido de mí, si hubiera elegido otro camino; esa duda no me la permito, no la considero saludable.

No me da la gana creer en eso que llaman destino, porque… qué cosa fuera de nosotros, corazón, qué cosa fuera, si renunciáramos a soñar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s