El ser de tus miradas

Por Ángel González

El ser de tus miradas
El ser de tus miradas

Encontrar estas palabras que Vargas Vila una vez escribió me demuestran que el destino ¡sí existe!. Cada vez que lo leo, percibo con más fuerza como describen lo que vivo y siento en estos momentos. La posibilidad de encontrarte es lo que más me asusta de esto. Contigo he aprendido que todo no se conoce, que todavía me faltan cosas por vivir y me gustaría vivirlas contigo al máximo, sin despreciar ni un segundo. No sabemos cuándo este sueño se me acabará.

La imaginación y el pensar de las personas es lo que la mayoría de las veces te hace tomar decisiones que no son las correctas. Eso provoca pensamientos turbios que solo existen para hacerte dudar de la persona que más quieres: esa que tienes junto a ti pero que no te da la seguridad para dormir tranquilo cuando no está a tu lado.

El no conversar los problemas y lo que no les gusta a uno del otro, es lo que trae todos estos dolores de cabezas y preocupaciones. Pero en mi forma de ser no caben los problemas, ni los malos momentos. Con la juventud que tenemos no deberíamos preocuparnos por cosas que al final no son grandes dificultades y que lo único que hacen es quitarte tiempo para disfrutar de la vida.

Anuncios

Terminando agosto

Por: Ángel González

Terminando agosto
Terminando agosto

estas son algunas cositas para todos los que en este mes les gustaron mis cortos pensamientos, los espero el próximo, dentro de algunas horas:

Las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo, solo sacan lo mejor de todo lo que encuentran en su camino…..


Y pasarán los siglos… El placer infinito

Con su espada marmórea el tiempo devorará…,

Mas, en el mundo innoble dos amantes furtivos,

Dos amantes ardientes, dos amantes sin par…

Como un milagro diáfano de magnánime signo…


¡Mientras más separados más juntos estará mi corazón del tuyo…!


Quien pone limites a su amor……………………..   NO SABE AMAR.


La vida te enseña cosas que el corazón no entiende, enseña al corazón a vivir con ellas…

 

Como pienso yo

Por Ángel González

Como pienso yo
Como pienso yo

Es fácil tener el sentimiento y el deseo de demostrar y dar todo lo que uno tiene dentro a la persona que quiere, pero es difícil que ella te lo permita. En la vida todos pasamos por momentos que nos dejan recuerdos y nos hacen cambiar la forma de ser y de pensar, pero eso a veces es para mal y le hacemos daño a los seres equivocados. El pasado es para analizar los errores que uno cometió, no para acordarse de los errores que cometieron contigo.

Hay momentos en que uno se pone a pensar el porqué de ciertos hechos y a crear situaciones virtuales de lo que le gustaría, de como le agradaría que sucedieran las cosas en realidad. Al final eso es la mayor decepción que uno puede tener. No queramos adivinar el futuro, él es muy inseguro cuando no estamos claros y no vemos la realidad de lo que sucede en nuestro alrededor.

Mi forma de amar

Por Ángel González

Mi forma de amar
Mi forma de amar

Amar cambia el curso de tu vida, tu forma de ser, tus costumbres. Amar te lleva a alcanzar cierto nivel de madurez en el que te hallarás rodeado de sueños, gozo y deseos.

Quien dice haberse enamorado es porque conoce el significado del amor, porque ya tuvo cerca a la persona más importante de su vida y tal vez porque ya fracasó, se frustró y decepcionó. Se resintió fuertemente en el amor y ha sufrido por ello.

Vivir con temor a enamorarte te esclaviza, te enjuicia y perjudica. A veces somos egoístas y no preservamos lo que tenemos. No sabemos reconocerlo, entenderlo ni asistirlo. Perdemos y descendemos en nuestra propia escala de vida.

Quiero que tu silencio lo grite

Quiero que tu silencio lo grite

Por Ángel González

Quiero que tu silencio lo grite
Quiero que tu silencio lo grite

No ha sido mi intención provocar esos pensamientos dentro de ti. Solo quise demostrarte lo mucho que te puedo llegar a querer si me dieras la oportunidad de entrar en tu vida. Nuestro pasado servirá para no cometer los mismos errores, nuestro futuro será como los dos lo imaginemos. Si algún día te provoqué alguna inseguridad en lo nuestro, hoy lucharé por probarte que aún te quiero. Solo déjame ser la persona que cada mañana te despierte con besos de pasión, y que te diga te quiero sin necesidad de palabras.

No quiero mostrarme como un loco apasionado. Solo quiero ser ese hombre que un día quisiste que fuera y yo por tonto no supe cómo lograrlo. Quiero entrar a lo imposible contigo a mi lado. Quiero ser ese que en las noches de soledad ocupe todos tus pensamientos.

Si las humildes letras de esta carta logran llegar a lo más profundo de tu corazón y tu respuesta es un sí, quiero que tu silencio lo grite.

¿Para qué sirve un minuto?

¿Para qué sirve un minuto?
¿Para qué sirve un minuto?
¿Para qué sirve un minuto?

Un minuto sirve para sonreír: sonreír para el otro, para ti y para la vida.
Un minuto sirve para ver el camino,
admirar una flor, sentir el perfume de la flor,
sentir el césped mojado, percibir la transparencia del agua.
Se requiere apenas de un minuto para evaluar
la inmensidad del infinito, aunque sin poder entenderlo.
Un minuto apenas para escuchar el canto de los pájaros.
Un minuto sirve para oír el silencio, o comenzar una canción.
Es en un minuto en que uno dice el “sí” o el “no”
que cambiará toda su vida.
Un minuto para un apretón de mano y
conquistar un nuevo amigo.
Un minuto para sentir la responsabilidad
pesar en los hombros, la tristeza
de la derrota, la amargura de la incertidumbre,
el hielo de la soledad, la ansiedad de la espera,
la marca de la decepción, la alegría de la victoria…
En un minuto se puede amar, buscar,
compartir, perdonar, esperar, creer, vencer y ser…
En un simple minuto se puede salvar una vida.
Tan sólo un minuto para incentivar a alguien o desanimarlo.
Un minuto para comenzar la reconstrucción
de un hogar o de una vida.
Basta un minuto de atención para hacer feliz a un hijo…
un padre, un amigo, un alumno, un profesor, un semejante…
Sólo un minuto para entender que la eternidad
está hecha de minutos…
De todos los minutos bien vividos…
Un minuto…Cuántas veces los dejamos pasar
sin darnos cuenta…pero también cuántas veces
traemos a nuestras vidas los recuerdos
de los minutos vividos llenos de felicidad,
de alegría y también de tristezas…
Decimos “un minuto” y nos parece nada…
Pero como se aprecia ese minuto al levantar
la mano y saludar a un amigo que se va
para siempre, como se valora ese minuto
que hace que lleguemos tarde a nuestros trabajos,
como se espera ese minuto que nos lleva a reunirnos
con los que amamos, como nos llena de emoción
ese minuto en que nos entregan a
nuestro hijo al nacer, y cómo también
deseamos que la vida le otorgue más minutos
a quien la muerte separará físicamente de
nosotros y no veremos más.
Un minuto…parece increíble…parece tan poquito
y sin embargo puede dejar una huella tan
profunda en nuestra vida.
Lo importante es no vivir la vida porque sí,
dejando pasar el tiempo.
Alguien alguna vez dijo:
“Vive cada minuto como si fuera el último”…
Si todos recordáramos esa frase a diario
aprenderíamos a vivir la vida intensamente.
Aprenderíamos a no posponer las emociones
más lindas de la vida pensando que
“si no es hoy será mañana”…
Tu tiempo es ahora…el futuro es incierto…
Vive cada minuto intensamente.
La vida es Hoy… Que el reloj de tu vida marque
cada  minuto al compás de los latidos de tu corazón.

¿Para qué sirve un minuto?
¿Para qué sirve un minuto?
¿Para qué sirve un minuto?
¿Para qué sirve un minuto?

Pasión

Por YRM

Pasión
Pasión

Nota: En respuesta a una canción “inventada” hace algunas madrugadas 😉

Hay cosas que pueden sorprenderte, aunque no sean nuevas, ni insólitas, ni inexplicables. Te puede sorprender, por ejemplo, la calidad de una caricia robada, que te cambien la estrategia del juego, que te lo nieguen todo, que alguien haga uso de la rebeldía que todos tenemos dentro, que te atormenten a besos, que te maltraten a abrazos, que se encariñen con tu celular, o que te devuelvan a la infancia que creías despierta. Y mucho más.

Te puede sorprender que inunden los pequeños espacios de tu casa con los pies descalzos y el pelo suelto, o que hablen con tus papás con una soltura que mete miedo, que conversen con tus amigos de adentro y de fuera de Facebook, que se quieran desprender de ti de pronto y eso no te guste, que te extrañen aunque no te digan que te quieren, y que induzcan a que le robes el Me Gusta a Facebook… sin armas, solo a besos.

¿Imaginas robarle a Facebook sus frases solo a base de besos? Qué problema…

Te sorprenderá, incluso, que a la otra parte también le sorprendan esos pequeños detalles. Y que le tenga miedo a la velocidad, a la competencia, a que no quieras pasar los segundos contándole tus travesuras y tus ideas de hombre inteligente.

Pero bueno, querido, las pasiones son así de impredecibles. ¿Te animas a apostar?

Pasión
Pasión
Pasión
Pasión

Qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera..

QUÉ COSA FUERA, CORAZÓN, QUÉ COSA FUERA..
QUÉ COSA FUERA, CORAZÓN, QUÉ COSA FUERA..

Por Scarlett Lee

A Ángel González:

No quiero, ni puedo pensar en “planes del destino” para mi vida, no creo que los haya. Sería negar que lo que soy hoy es el resultado de mi actitud ante la vida, de mis decisiones, unas veces acertadas, otras no tanto. Unas veces para crecer y aprender -cuando me duelen mucho o son bien erradas- otras en busca de hacer realidad esas tendencias orientadoras que rigen mi personalidad.

No puedo creer que haya un papiro milenario al que le debo quién soy, el que rige cómo actúo y los aciertos y desaciertos que me esperan. Sería negarme la posibilidad de soñar, de trazarme metas, de tropezar, y con la misma velocidad que caiga, levantarme.

No quiero creer en aquella frase -que a veces me digo en pose fatalista- “lo que tiene que ser será”, porque estaría negando mi real derecho a salir en busca de lo que me gusta, de lo que necesito y creo me pertenece.

No puedo conformarme con la idea de que en la vida todo pasa por un motivo, de que obtengo exactamente, lo que alguien ya decidió, es lo que me toca; que no puedo elegir. Sería entrar en contradicción con mi carácter, que me insta a no cejar, a no aceptar lo que no me satisface, a “poner el pecho” para complacerme, para demostrar que soy guerrera, que yo sí puedo.

No quiero creer que es mejor quedarse de brazos cruzados, porque de qué vale el esfuerzo si ya todo está escrito, “bien pensado”. Sería negar la necesidad de la utopía, que sirve “para caminar”,  la verdad de que solo “se equivoca aquél que por temor a equivocarse, nunca acciona”.

No puedo creer en la existencia de una fuerza mayor, porque soy yo quien decide, se equivoca y se levanta cada mañana en busca de imposibles. Soy yo quien sigue adelante a pesar de las caídas, sin preguntarme cada día qué hubiera sido de mí, si hubiera elegido otro camino; esa duda no me la permito, no la considero saludable.

No me da la gana creer en eso que llaman destino, porque… qué cosa fuera de nosotros, corazón, qué cosa fuera, si renunciáramos a soñar.

Descargas Infieles

Descargas Infieles
Descargas Infieles

Esta historia relata una forma más de pasarla bien en una pareja: las descargas. Una descarga implica saber que lo tienes todo para divertirte, sin el compromiso de la formalidad, cosa que a muchos asusta en estos tiempos. Y me atrevería a decir que asusta más a las mujeres que a los hombres, que es lo que hoy quiero compartir con ustedes.

Descargas infieles no creo que sean algo que deba ocasionar tantos dolores de cabeza. Al final la descarga no tiene ningún sustento de responsabilidad, porque la infidelidad está implícita. Pero… enamorarte de una descarga es lo más fatal que le pudiera ocurrir a una persona, porque sería enamorarse de lo que nunca tendría sentido. Sería amar en vano, sentirse preso en un sentimiento no correspondido y correr el riesgo de que te sean infieles. Eso, en verdad, no es amor.

Tipos de Descargas:

  • Descarga discoteca: Solo estamos mientras la música siga.
  • Descarga nocturna: Solo estamos mientras esté la luna.
  • Descargas ocasionales: Estamos cuando lo queramos.
  • Descarga sin compromiso: Estamos todos los días, pero sin responsabilidades de pareja.
  • Descarga fiestera: Solo estamos en discotecas, fiestas y salidas.

Anímate y cuéntame si conoces otros tipos de descargas. Nárrame tu experiencia en el cajón de comentarios.

Un verano en caliente

Por Ángel González

Un verano en caliente
Un verano en caliente

En un verano como el del 2015, con el calor que lo ha marcado, vivir una experiencia de película es lo mejor que le puede pasar a un chico. Cuántos filmes no hemos visto donde la historia va de una pareja de adolescentes que se conocen durante las vacaciones y pasan un feliz verano de sexo, pasiones y todo lo demás… pues eso me gustaría vivirlo… Hacer alocadas cosas en alocados lugares sería una experiencia como para no olvidar, así como que se caiga la cama en medio de una noche de fulgor apasionado. Cualquiera de esos momentos sería lo más rico que uno pudiera vivir en un #VeranoCaliente.